La fibra, ¿es para mí?

Muchas veces escuchamos hablar de la fibra como parte de la dieta saludable, pero, ¿realmente la necesito?

La recomendación de la Organización Mundial de la Salud es consumir 30g de fibra al día, y el costarricense promedio consume tan solo 8 gramos. Es así como vemos síntomas de estreñimiento en gran cantidad de la población. Intentaremos hacer un resumen de lo que la fibra hace en nuestro organismo y dónde la podemos encontrar.

Para empezar, debemos recordar que hay algunos elementos de nuestra alimentación que no se digieren ni se absorben totalmente, más bien pasan por nuestros intestinos limpiando y haciendo un efecto de arrastre que favorece nuestro sistema digestivo. A esos elementos les llamamos fibra, y la encontramos principalmente en cereales integrales, que son lo contrario de las harinas refinadas, y también en frutas y vegetales, siempre que se les deje la cáscara en la medida de lo posible.

Pero, ¿cómo funciona? Algunos profesionales en nutrición lo comparan con una escoba, de forma que va “barriendo” todos los residuos que quedan a lo largo de nuestro intestino, pero claro, no trabaja sólo, hay que tener un consumo adecuado de líquidos para hacer mover esa fibra, y además ejercitarse regularmente para estimular el movimiento de los intestinos, llamado Peristalsis.

¿Existe un solo tipo de fibra? También eso es un mito falso, ya que como mínimo podemos encontrar dos tipos: 1. La fibra insoluble, que es la que ayuda al efecto de arrastre que mencionamos antes, y 2. La fibra soluble, también conocida como prebióticos, que ayudan a activar el movimiento de los intestinos, permitiéndonos evacuar los desechos adecuadamente, en cantidad, consistencia y frecuencia.

La fibra prebiótica se encuentra de forma natural en pequeñas cantidades en algunos vegetales, y en mayor cantidad en la raíz de la Achicoria. Es por esto, que el extracto de esta raíz contiene tantos prebióticos, que además de los beneficios anteriores, también estimula una mayor absorción de Hierro, Calcio y Magnesio, nutrientes clave para mantener o recuperar nuestra salud.

Así que después de saber los beneficios de la fibra y dónde encontrarla, no esperemos más para aumentar su consumo y sentir bienestar digestivo inmediato.

Dr. Roberto Cascante

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *