El consumo regular de nueces y semillas está asociado con grandes beneficios para la salud. Estas están compuestas principalmente por ácidos grasos mono y poli insaturados (40-60%), saturados (7%), y otros múltiples nutrientes como el potasio, magnesio, cobre, vitamina E, arginina y fibra (García et al, 2012).

Las semillas se consumen con facilidad y la variedad disponible permite lograr una interesante variedad de sabores y texturas que hacen que cualquier alimento pueda resultar no solo más rico, sino más saludable, ya que estas se pueden consumir solas, enteras, molidas, o como parte de otros alimentos y recetas.

Si bien las variedades de semillas son muchas, se puede decir que ejemplos representativos de este grupo de alimentos son las semillas de calabaza, ajonjolí, almendras, maní, chía, pistacho, entre otras más.

Beneficios del consumo de las semillas

El consumo de semillas es clave para una alimentación saludable, su importancia radica en que estos alimentos contienen grasas esenciales que son sustancias que nuestro cuerpo no puede producir por si solo y por lo tanto necesita obtenerlos de la dieta, una de estas grasas esenciales que aportan es el omega 3.

Dentro de las enfermedades cardiovasculares, dos componentes desencadenantes de la aterosclerosis son la dislipidemia (triglicéridos y colesterol elevados) y la inflamación. No obstante, uno de los efectos con mayor evidencia científica es el efecto reductivo que tiene el omega-3 sobre los lípidos plasmáticos, especialmente en el nivel de triglicéridos, así como también su consumo regular se ha asociado con la disminución en la acumulación de grasa a nivel del hígado (Valenzuela et al, 2011).

Beneficios del consumo de las semillas

Además, las semillas también destacan por su alto contenido de fibra, factor que contribuye con la salud intestinal. Ya que la fibra ayuda a sentirnos satisfechos por más tiempo al permanecer en el estómago, aumentando la sensación de saciedad. De igual manera, ésta nos ayuda a evitar el estreñimiento y a mejorar el tránsito intestinal debido al efecto que posee en el aumento del volumen de las deposiciones y a la estimulación mecánica que causa en las paredes intestinales facilitando así el movimiento de los alimentos por el intestino.

Sin embargo, para obtener los beneficios de las semillas es importante recalcar el consumirlas de forma moderada. Un consejo siempre útil es el seleccionar productos que las contengan y que ya vengan empacados en la porción recomendada, esto brindara practicidad y ayudara a controlar la ansiedad.

 

De igual manera, las etiquetas de muchos productos alimenticios hacen afirmaciones sobre la cantidad de fibra que poseen, por lo que es importante destacar que para que un producto sea considerado fuente de fibra debe contener más de 2.5g de esta por porción. Como por ejemplo los productos de la marca Nutrisnacks los cuales llegan a tener hasta 4g por porción como en caso del Crunchy bites o hasta 8g en el caso de las granolas.

 

 

 

Valenzuela B. R., Tapia O. G., González E. M., Valenzuela B. A. (2011). Ácidos grasos omega-3 (EPA y DHA) y su aplicación en diversas situaciones clínicas. Rev Chil Nutr. 38(3). Recuperado de: https://scielo.conicyt.cl/pdf/rchnut/v38n3/art11.pdf

García D. C., Bacardí G. M. y A. Jiménez C. A. (2012). Efecto del consumo de nueces, semillas y aceites sobre marcadores bioquímicos y el peso corporal. Nutr Hosp.;27(4):964-970. Recuperado de: http://scielo.isciii.es/pdf/nh/v27n4/02_revision01.pdf

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *