Publicado el 05 de Octubre, 2016

Nunca es tarde para comenzar a realizar ejercicio físico

 

Bach. en Nutrición Humana Carolina Céspedes Vindas, Universidad de Costa Rica.

El ejercicio puede dar beneficios incluso cuando su práctica regular empieza a edades tardías.

 

En jóvenes (5 a 17 años) Ayuda a:

  • Desarrollar huesos, músculos y articulaciones sanas.
  • Mantener el corazón sano.
  • Colabora con la coordinación y control de los movimientos.
  • Mantener un peso corporal saludable.

.

En adultos (18 a 64 años) favorece a:

  • Reducir el riesgo de muerte por enfermedades del corazón, diabetes tipo 2, cáncer y depresión.
  • Tener un menor riesgo de fractura de cadera o columna.
  • Presentan un mejor funcionamiento de los sistemas cardiorrespiratorio y muscular.
  • Mantener más fácilmente el peso.

 

En adultos mayores (de 65 años en adelante) colabora con:​

  • La reducción del riesgo de muerte por diferentes enfermedades (enfermedades del corazón, diabetes tipo 2, cáncer y depresión).
  • Un mejor funcionamiento de los sistemas cardiorrespiratorio y muscular.
  • Un perfil más favorable para la prevención de las enfermedades cardiovasculares, la diabetes de tipo 2 y la mejora de la salud ósea.
  • Una mayor salud funcional, un menor riesgo de caídas, funciones cognitivas mejor conservadas, y un menor riesgo de limitaciones funcionales y depresión.

 

Bibliografía

Organización Mundial de la Salud (OMS). (2010). Recomendaciones mundiales sobre actividad física para la salud. Recuperado de http://www.who.int/dietphysicalactivity/factsheet_recommendations/es/

 

Imagen